Contratos de Suministros: Ser proveedor de la administración

Transcripción:



Resumen – 1 minuto de lectura.

La Ley de Contratos del Sector Público distingue y tiene reglas específicas para cada tipo de contrato: para hacer una obra, prestar un servicio, o entregar un suministro.

Los contratos de suministros son los que la administración emplea para comprar suministros, bienes muebles de cualquier tipo o naturaleza.

Y es que solo en el último año se han convocado más de 30.000 contratos de suministro.

Los contratos de suministro comparten muchos elementos y reglas comunes con los contratos de obras y servicios, aunque en algunos aspectos tienen una regulación específica como: 

  • Elementos como el establecimiento de prescripciones técnicas
  • Etiquetas
  • Acreditación de la solvencia técnica
  • Criterios de adjudicación
  • Garantías

Hasta aquí el resumen.



La Ley de Contratos del Sector Público contempla que se puedan celebrar distintos tipos de contratos.

Estos son:

  • Contratos de obras.
  • Contratos de concesión de obras, por ejemplo, construir una autopista  que incluya 25 años de explotación.
  • Contratos de servicios.
  • Contratos de concesión de servicios, por ejemplo el contrato del servicio de transporte público.
  • Contratos de suministros.

Para una empresa “Normal” el contrato de concesión de obras se queda  grande.

El contrato de servicios, sin embargo es accesible a cualquier tamaño de empresa, dependiendo del servicio.

De los 5 tipos de contratos lo más común es que nos encontremos 3 de ellos:  de obras, servicios y suministros. Éstos atienden a necesidades distintas y diferenciadas.

Los distintos tipos de contratos comparten elementos  y reglas comunes,  aunque cada uno tiene sus necesidades particulares como:

  • Solvencia
  • Prescripciones técnicas
  • Criterios de adjudicación
  • Plazo de presentación

¿Qué es un contrato de suministros?

La Ley lo define como aquel que tiene por objeto la adquisición, el arrendamiento financiero, o el arrendamiento, con o sin opción de compra , de productos o bienes muebles.

Los contratos de suministros sirven para que la Administración compre bienes muebles.

Los productos  que pueden ser: duraderos o perecederos, materiales o inmateriales, fungibles o infungibles.

Como ejemplos, la compra de un tractor, de maquinaria de jardinería, de equipamiento para gimnasio, máquina cortacésped, material eléctrico o productos de limpieza para algún Ayuntamiento.

Pero la administración también utiliza estos contratos para comprar:

  • Uniformes, productos de ferretería, material de construcción, material de imprenta, consumibles de informática. 
  • Carburantes.
  • Fruta, pescado o carne congelados.
  • Mobiliario.

Solo en el último año se han convocado más de 30.000  contratos de suministro.

Vendas lo que vendas, la administración lo va a comprar en algún momento o de manera regular.

Particularidades, Diferencias con Servicios y Obras, de los contratos de suministros

Los distintos tipos de contratos -obras, servicios, y suministros- comparten elementos y reglas comunes.

Aunque tienen algunas particularidades, diferencias, o cuestiones dignas de  atención.

Los aspectos  relevantes son:

  • Establecimiento de prescripciones técnicas.
  • Definición de las características de los suministros.

Las características no pueden ser exclusivas de un fabricante o suministrador en exclusiva. 

Por ejemplo: 

La administración puede comprar leche de vaca semidesnatada envasada en un envase tipo tetabrik, pero no puede pedir que esa leche sea de la marca “Julián”.

Esta regla es compartida con los contratos de obras y de servicios.

Es en contratos de suministros especialmente relevante, ya que el establecimiento de prescripciones técnicas no debe favorecer o descartar a unos respectos de otros.

Las prescripciones técnicas en estos  contratos también son particularmente aplicables las reglas sobre “etiquetas de tipo social o medioambiental” que prevé la Ley de Contratos del Sector Público.

Estas etiquetas pueden ser requeridas en los productos que vayamos a suministrar. Ejemplos de etiquetas son

  • La típica etiqueta de color azul con las palabras Energy Star que seguro que habrás visto en tu monitor,  o en tu ordenador.
  • La etiqueta con el símbolo de un árbol y las letras FSC embalajes de papel o cartón.

Existen etiquetas para:

  • Comercio justo, 
  • El cumplimiento de las Convenciones fundamentales de la Organización Internacional del Trabajo en la cadena de suministro, 
  • Para etiquetar los productos provenientes de agricultura o ganadería ecológicas.

Los contratos de suministro son propicios, para aplicar las reglas sobre etiquetado. 

Tienes que estar al tanto de las etiquetas que puedan ser exigibles o aplicables a los productos que vendas. 

La administración puede requerirlas.

Los contratos de suministros tienen algunos elementos distintos del resto de los contratos con respecto a la solvencia técnica.

Te pueden pedir muestras, o descripciones y fotografías de los productos a suministrar.

O certificados emitidos por institutos o servicios oficiales encargados del control de calidad en relación a una especificación o norma técnica, podría ser un certificado de que el tejido empleado en la confección de un uniforme cumple con un determinado grado en cuanto a la Resistencia a la Abrasión.

Otra de las características que distinguen a los contratos de suministros es que el plazo de presentación de ofertas puede ser de tan solo 5 días. 

Los contratos de suministros pueden ser de suministro constante y continuado de productos, como combustibles o artículos de ferretería.

Resulta adecuado que esos contratos se adjudiquen a través de un acuerdo marco.  

Un acuerdo marco sirve para simplificar la gestión de los contratosdonde se establecen una serie de condiciones -precio, plazos de entrega,…-, a partir de los cuales la administración va haciendo pedidos a las empresas.

En cuanto a los criterios de adjudicación: en los contratos de suministros, la Ley de Contratos del Sector Público establece que, se emplee más de un criterio de adjudicación. 

Es decir, que los contratos de suministros no se deben adjudicar en base a -únicamente- el precio más bajo.

Deben contemplarse otros criterios como:

  • Servicio Postventa,
  • Coste de utilización
  • Los plazos de entrega,
  • O los plazos de garantía,

Hay que tener cuidado con los plazos de garantía que se oferten, o los que se establezcan en los pliegos de la licitación. Ya que hasta que ésta no acaba estamos obligados a mantenerla, es decir la fianza que obligatoriamente debemos prestar al resultar adjudicatarios de un contrato.

Posiblemente  algunos conceptos o palabras que no hayan quedado suficientemente claros. 

Y es que el propósito es simplemente señalar las cuestiones o diferencias más significativas que distinguen a los contratos de suministros de los de obras o servicios.

Curso gratis Primeros pasos para vender a la administración

Apúntate al curso gratuito por email y descubre el camino más corto para conseguir tus primeros contratos públicos en España.

"*" señala los campos obligatorios

Consentimiento*
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.
0
    0
    Carrito
    Tu carrito está vacío