115. Estudio de mercado Energías Renovables.

Resumen, 220 palabras, un minuto de lectura.

Las instalaciones para la producción de energías de fuentes renovables por parte de las administraciones públicas no son frecuentes, podríamos decir que son anecdóticas.

Las distintas administraciones públicas son sin lugar a duda el mayor consumidor de energía de España, y también el mayor propietario de tejados del país. 

Aunque en cuanto a la incorporación de instalaciones que permitan la producción de energía a mejor coste y que además reduzcan las emisiones de Co2 a la atmósfera, la actividad de la administración es anecdótica.

En lo que llevamos de 2022 casi se han licitado el mismo número de contratos que en todo el año 2021, en cuanto a inversión las cosas pintan mejor, ya que en tan solo cuatro meses y medio se ha quintuplicado la inversión en renovables de 2021.

No obstante, es muy pronto para confirmar que esto es una tendencia, que las administraciones públicas están por la labor de incorporar en sus edificios e instalaciones fuentes de energía renovables que permitan reducir su factura energética.

Quizá la financiación de proyectos con fondos europeos venga a animar y consolidar una tendencia al alza en este tipo de inversiones, aunque de momento, tendremos que esperar.

Por nuestra parte, está claro que antes de invertir tiempo en aprender a vender a la administración hay que hacer un estudio de mercado.

Hasta aquí el resumen.

Llamamos energías renovables a las que se obtienen a partir de fuentes naturales que sean inagotables, por la energía que contienen, o porque son capaces de regenerarse por medios naturales.

Entre las que podemos calificar como energías renovables están:

  • La hidroeléctrica, que utiliza el agua para mover turbinas que transmiten energía a un generador eléctrico.
  • La eólica, que está muy presente desde hace años en nuestro paisaje, y que es como la hidroeléctrica, aunque en lugar de agua las turbinas las mueve el viento.
  • La solar, comúnmente solar fotovoltaica, que obtiene energía de la radiación solar sobre las células fotovoltaicas, los paneles. Cada vez más extendida y común, tampoco es nada nuevo.

Luego están la geotermía, el calor de la tierra, la mareomotriz que aprovecha las mareas-, la undimotriz, que aprovecha las olas, la biomasa, y los biocarburantes. Todas ellas más o menos extendidas, aunque mucho más alejadas del ámbito de la administración pública si de su explotación y aprovechamiento hablamos.

De todas ellas, la energía que más a mano tienen las administraciones públicas es la energía solar fotovoltaica.

El aprovechamiento u obtención de energía a través de la eólica, la hidroeléctrica, y el resto de fuentes comentadas corresponde, por distintas circunstancias que no vienen al caso, a la iniciativa privada.

La cuestión es que la administración es un grandísimo consumidor de energía, en 2021 el conjunto de las administraciones licitó contratos para compra de energía por un importe superior a nueve mil millones de euros.

Por tanto, hay margen para tratar de reducir esa factura energética y también para promover la utilización de energías renovables en el ámbito de las administraciones públicas.

Demanda de instalaciones productoras de energías renovables por parte de la administración.

Durante el año 2021 se licitaron un total de, tan solo, 73 contratos relacionados con las energías renovables. En toda España, por todo tipo de entes públicos. 

De esos 73 contratos la mayoría, un total de 68, tienen que ver con instalaciones de placas solares fotovoltáicas. 4 de ellos con el aprovechamiento de la biomasa, y 1 de ellos para el aprovechamiento de la energía eólica.

¿Qué se hace? Lo que predomina es la instalación de placas solares fotovoltáicas para autoconsumo: cada instalación produce energía que es consumida en el mismo edificio en el que está situada.

73 contratos son pocos contratos, esto equivale a que en cada una de las 50 provincias se ha licitado un contrato, y en algunas provincias, dos.

Por lo general los contratos no están divididos en lotes. Cuando hay lotes puede haber adjudicatarios distintos.

En este caso la no división en lotes es razonable ya que estas instalaciones son unidades funcionales que conviene que sean ejecutadas por un mismo contratista.

Cuantificada la demanda. Hablemos ahora de euros.

En el año 2021 la administración licitó contratos destinados a la producción de energías renovables por un importe total de 32.800.000 €

De esos 32 millones hay 9 que corresponden a la repotenciación de un parque eólico en Gran Canaria. Descontando la única actuación de eólico nos queda una cifra de 23.600.000 €

Con lo que el importe medio de cada contrato es de 336.000 €

Ante estos números tan bajos en el año 2021 me he planteado qué está pasando en 2022.

¿Sigue esto así?

Para eso he revisado los contratos publicados hasta el 15 de mayo y aunque no he encontrado nada sorprendente, sí que he detectado una mejoría. 

En cuatro meses y medio de 2022, de enero a mediados de mayo,  se han licitado un total de 55 contratos relacionados con las energías renovables.

Es decir, que en cuatro meses y medio estamos muy cerca de lo contratado en 2021.

De esos 55 contratos la mayoría tienen que ver con instalaciones de placas solares fotovoltáicas para autoconsumo.

En lo que llevamos de 2022 la administración licitó contratos destinados a la producción de energías renovables por un importe total de más de 120 millones de euros.

Un volumen de contratación que quintuplica a la inversión hecha por las distintas administraciones en 2021, pero que hay que matizar, ya que de esos 120 millones, cien corresponden a un único contrato, el de la instalación de un parque solar fotovoltaico en el aeropuerto de Madrid-Barajas.

Sin tener en cuenta este contrato, nos encontramos con que el importe medio de los contratos es de 371.000 €

Lo cierto es que estos números mejoran claramente los de 2021, aunque por otro lado, todavía es muy pronto para pensar que esto va a ser una tendencia, que esta demanda va a crecer.

La administración es un grandísimo consumidor de energía, y también es un gran propietario de tejados y lugares susceptibles de generar energía para abastecer sus enormes necesidades. La inversión en estas instalaciones tiene sentido y un retorno económico nada despreciable.

Como causa de la escasa, incluso testimonial, demanda de este tipo de instalaciones en 2021 podemos señalar a la necesaria planificación que requieren este tipo de inversiones. Planificación que no encontró en el año 2020 el mejor de los escenarios para desarrollarse.

Como causa del aumento de la demanda de este tipo de instalaciones en 2022 podemos señalar la financiación con fondos europeos, ya que un 30% de esos 55 contratos cuentan con financiación europea.

Faltan muchos meses para saber si este aumento de la inversión en energías renovables es una tendencia que se mantiene. 

De momento, podemos constatar que hay una cierta mejoría respecto a lo acontecido en 2021.

Esperemos que las administraciones públicas empiecen a mirar a sus tejados como una oportunidad para reducir costes y emisiones de Co2 a la atmósfera.

Y es que, la energía solar fotovoltáica es la única fuente de energía renovable que es rápida de desplegar, fácil de instalar y barata. 

La disminución de los costes y la mayor eficiencia de los componentes han abaratado el coste de la energía que se produce por estos medios en un 90% en los últimos 10 años.

Oferta para instalaciones productoras de energías renovables por parte de la administración.

Del lado de la oferta, y aunque el tamaño de la muestra es pequeño, nos encontramos en general con empresas grandes y normales, o pequeñas, con nombres de empresas que nos suenan a todos, y también con muchas empresas de ámbito regional y provincial.

El mercado está bien surtido de empresas y propuestas especializadas en este tipo de instalaciones, aunque lo cierto es que cualquier empresa instaladora eléctrica puede acometer con éxito una instalación fotovoltaica para autoconsumo.

De hecho, lo más probable y pensando en clave de contratación pública, es que este tipo de instalaciones la lleven a cabo empresas instaladoras eléctricas y no tanto empresas especialistas.

Por lo que a este respecto y ante una muestra tan pequeña y poco significativa no hay nada más que añadir. 

Curso gratis Primeros pasos para vender a la administración

Apúntate al curso gratuito por email y descubre el camino más corto para conseguir tus primeros contratos públicos en España.

"*" señala los campos obligatorios

Consentimiento*
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.
0
    0
    Carrito
    Tu carrito está vacío