44. Carta a los Reyes Magos. Propuestas de mejora a las administraciones públicas en 2021

Transcripción :



Resumen- 6,5 minutos de lectura. 

Prioridades para mejorar la Contratación Pública

Cuando vas cumpliendo años ya sabes que hay que hacer peticiones realistas, alcanzables.

Y también sabes que, por muchas cosas que pongas en la carta, solo algunas de ellas serán satisfechas.

Así que, no solo hay que ser realista con lo que se pide, sino que además se debe ordenar. No sea que los Reyes se nos despisten.

¡Vamos a ordenar nuestras peticiones!

En primer lugar: Que el objetivo de cualquier administración pública sea ejecutar el 100% de su presupuesto.

Por favor, pónganse a ello desde el día 4 de enero de 2021.

Nos estamos jugando mucho. Hagan su parte.

En segundo lugar: Que los contratos se dividan en lotes.

Lotes por favor. Ya sabemos que les dan algo más de trabajo. 

Por favor, tengan en cuenta que dividir los contratos en lotes es un mandato de la Ley de Contratos del Sector Público.

Estamos pidiendo algo que hay que hacer.

“Repartan juego”. Permitan que haya más actores que se beneficien de los contratos públicos. 

Eviten el efecto Abba: el ganador se lo lleva todo.

En tercer lugar: Usen el contrato menor solo para compras urgentes, y no previsibles… 

Que es para lo que existe.

¡Den publicidad a las compras! Permitan que más empresas participen en los procesos de contratación.

El uso del contrato menor debe ser residual. Anecdótico. 

Queridos Reyes Magos, tengan en cuenta que:

  • El contrato menor, no garantiza el uso eficiente de los recursos públicos.
  • El contrato menor no, garantiza los principios de libertad de acceso a las licitaciones, publicidad y transparencia de los procedimientos, y no discriminación e igualdad de trato entre los licitadores.

Y que estas cosas: uso eficiente, libertad de acceso, publicidad, no discriminación. Son un mandato de la Ley de Contratos del Sector Público.

Todos, tenemos que cumplir con las leyes.

En cuarto lugar: Que el precio no sea preponderante en los criterios de adjudicación de los contratos. 

No compren lo más barato, compren en base a la mejor relación calidad-precio. 

Lo prevé la Ley de Contratos del Sector Público, 

Y ya saben, queridos Reyes Magos. Todos, tenemos que cumplir con las leyes.

En quinto lugar: Añadir 7 días a los plazos mínimos para presentación de ofertas.

Queridos Reyes Magos, seguro que os faltan pajes para leer tanta carta y entregar tantos regalos.

Ya sabemos que la actividad administrativa, allá en su cuartel general de Oriente, es frenética.

Que siempre vamos mal de plazos. 

Lo entendemos. A todos nos pasa.

Por eso les pedimos que desde el lunes 4 de enero se apliquen a preparar los expedientes, que no se amontonen, que lo que se pueda diligenciar ya, se haga.

Y que cuando vayan a fijar el plazo para presentar las ofertas, no pongan lo mínimo que establece la ley. 

¡Que la Ley de Contratos del Sector Público habla de plazos mínimos!

Pero que ustedes, majestades, pueden poner siete días más. 

No pasará nada. Y a nosotros nos ayudará a organizarnos y no hurtar tiempo a nuestras familias, ni perder la salud atendiendo plazos que a veces resultan imposibles.

En sexto lugar: Plazos de ejecución realistas, de mercado.

Entendemos, queridos Reyes Magos, que una vez que se ha puesto todo en marcha no estamos para retrasar nada, que “lo quiero y lo quiero ya que para eso pago”.

Estamos acostumbrados a tener Clientes: exigentes, caprichosos, veleidosos y hasta beligerantes.

Piensen que todos vamos en el mismo barco, que lo que es bueno para las empresas y los profesionales, acaba siendo bueno para la sociedad en su conjunto, y para la recaudación de impuestos en particular.

Para exigir plazos de ejecución realistas, y no plazos acomodados a las exigencias administrativas o de ejecución del presupuesto cuando ya resulta casi imposible ejecutar y liquidar en plazo.

Decía que, para hacer una gestión de los plazos adecuada hay que remangarse el lunes 4 de enero. 

No lo dejen para febrero, queridos Reyes Magos, el último cuatrimestre del año no es el momento de remangarse y solucionar lo que tendría que haberse hecho en febrero, marzo, abril, mayo,…

Y,

Séptimo y último lugar: Que hasta 2025 se pueda sumar un año más en los plazos de tres y cinco años.

Está la dejo para el final porque, si todo lo anterior se hace, no nos hará falta. 

Ya sabemos que esto son unas palabras en el BOE, que es muy sencillo, que hay precedente, que la situación lo justifica, permite, e incluso aconseja.

Pero no se dediquen a solucionar problemas, trabajen para prevenirlos.

Si ejecutan el 100% del presupuesto, hacen lotes, se desenganchan del contrato menor, y no basan las adjudicaciones únicamente en el precio, esto, no hará falta.

Lo más importante

Queridos Reyes Magos. Sabemos que estáis muy ocupados, que a todo no se puede llegar, que, aunque sois magos, sois de carne y hueso, y que,¡nada de lo humano os es ajeno!

Por eso, si solo podéis satisfacer una de nuestras necesidades o peticiones.

Centraros en satisfacer la más importante: Que el objetivo de cualquier administración pública sea ejecutar el 100% de su presupuesto.

Que esto sea lo que os guíe, que esta sea la prioridad número uno.

Y si es posible, intentar hacerlo  cumpliendo lo que establece la Ley de Contratos del Sector Público en cuanto a lotes, libertad de acceso a las licitaciones, publicidad, y selección del adjudicatario en base a la mejor relación calidad-precio.

En 2021 nos jugamos mucho. Puede ser un año bueno, o puede ser un año más, un año de resaca.

Nosotros, el sector privado -por la cuenta que nos trae- estamos a todas. Estamos preparados.

Queridos Reyes Magos, respetados funcionarios, políticos: pónganse las pilas.

Nos irá mejor a todos, a ustedes, y a nosotros.

Y si nos va bien a nosotros, les irá mejor a ustedes.

Hasta aquí el resumen.



Lo que pedimos a las administraciones y los órganos de contratación

Independientemente de que te gusten más o menos estas fechas. 

Ya sea que pienses que hay que pasarlas, o si las esperas con alegría. 

Da igual.

En todos los casos, el cambio en el calendario, siempre nos da que pensar, nos lleva a tomar perspectiva. 

Y es en estos días cuando hay que echar la carta a los Reyes Magos.

Como contratistas, nos hemos portado bien.

Hummm, a ver: 

  • Presentamos siempre nuestras ofertas cuando nos dijeron. ¡En plazo!
  • Si hizo falta subsanar algún documento, ¡lo hicimos en cuanto nos lo pidieron!
  • Nos afanamos por cumplir los plazos de ejecución de los contratos.
  • Cuando ha tocado, hemos solicitado la suspensión de los contratos.
  • ¡Y hemos esperado pacientemente a cobrar nuestras facturas!

Yo creo que nos hemos portado muy bien.

Ha sido un año fuera de lo común, nada ha salido como esperábamos. Hemos vivido entre la resignación y el sobresalto.

Así que, hemos hecho nuestra parte, podemos escribir a los Reyes, sin complejos. 

Veamos¿Qué pedimos a los Reyes?

1. Ampliación plazos solvencia

En primer lugar vamos a pedir: ¡un año más de solvencia!

Normalmente, para la solvencia económica, nos piden que acreditemos una determinada facturación -esto va en función de cada contrato-, y que esa facturación se haya hecho en cualquiera de los tres últimos años.

Bueno, pues con el año 2020 que hemos tenido, no estaría mal que se modificase temporalmente este límite temporal de tres años ampliándolo al menos un año.

Lo mismo para la solvencia técnica.

En el caso de los contratos de obras, lo normal es que nos pidan que acreditemos haber ejecutado trabajos de iguales o similares características a los del objeto del contrato en los últimos cinco años.

Si el contrato es de servicios, o de suministros, nos piden haber ejecutado trabajos iguales o similares a los del objeto del contrato, en los últimos, tres años. 

En todo caso con el año que hemos tenido, no estaría de más ampliar estos plazos en, al menos, un año. 

La propuesta es: Que hasta 2025 se pueda sumar un año más en los plazos de tres y cinco años.

No creas que estoy pidiendo algo extraño, o que esto se me ha ocurrido a mi. 

No estamos pidiendo nada nuevo, ni nada raro.

Esto que pedimos a los Reyes magos, ya se hizo en el año 2013. 

A finales de 2013, y atendiendo a las especiales circunstancias que se dieron en los años anteriores, bueno pues en 2013 los plazos para acreditar la solvencia técnica se ampliaron:

  • En el caso de los contratos de obras pasaron de cinco a diez años.
  • Y en el caso de los contratos de suministros y servicios, pasaron de tres a cinco años.

Y esto se quedó así hasta 2019.

Es decir, que existe un precedente.

Así que ahí va nuestra petición, Que hasta 2025 se pueda sumar un año más en los plazos de tres y cinco años.

Y si son dos años,¡mejor!

Además esta medida no cuesta dinero a nadie. Es gratis. 

Salimos baratos a los Reyes Magos!…

Menos contrato menor

La siguiente petición es: Menos contratos menores.

El contrato menor: Adjudicar contratos, sin publicidad, sin competencia, deprisa, corriendo, y mal.

Lo decía en el programa 42, el dedicado a los procedimientos de adjudicación, el contrato menor es como comer de bocadillo, no es una buena dieta ni dice mucho del cocinero.

El contrato menor solo favorece al adjudicatario del contrato, que por cierto, suelen repetirse más de lo habitual.

A las  Administraciones, órganos de contratación, por favor, menos contrato menor.

El contrato menor es para atender una eventualidad, algo no previsible.

Algo no previsible no es lo mismo que algo que no se ha previsto.

El contrato menor es para atender una urgencia, no es algo para comprar lo que ya se sabe que hay que comprar.

Ya sabemos que los expedientes de contratación son un rollo, que dan mucha faena.

Pero este problema no se puede resolver vía contrato menor.

Todos, tenemos que soportar una burocracia y unos procesos que o no entendemos o no nos gustan. Todos: empresas, autónomos, y funcionarios de las administraciones públicas.

Por eso, solo, única y exclusivamente, entiendo el uso de los contratos menores en el caso de los municipios de menos de 5.000 habitantes.

De ahí en adelante, todo, todo tendría que licitarse normalmente.

Así que, petición número dos: Usar el contrato menor para compras urgentes, y no previsibles.

Hacer lotes en los contratos

Que los contratos públicos se dividan en lotes. 

Que se cumpla lo que prevé la Ley de Contratos del Sector Público.

Tan sencillo como eso. Hablamos de esta cuestión, los lotes en la Contratación Pública, en el programa 43

Y es que lotes es igual a más oportunidades: porque hay más contratos, hay más oportunidades, ahuyentan a las empresas grandes.

Evitan el efecto ABBA, evitan el efecto ganador se lo lleva todo. 

Por eso, administraciones, órganos de contratación: apoyen a las pequeñas empresas y los profesionales, hagan, cuantos más lotes, ¡mejor!

Petición tres: Que los contratos se dividan en lotes.

Más plazo para presentar las ofertas

Nos ayudaría mucho tener más plazo para presentar las ofertas.

Esta cuestión es una reivindicación antigua.

No tiene sentido que quien ha tenido meses, quien ha conocido que tenía que hacer esa compra, se tome el tiempo que necesite para “montar” el expediente y luego nos dé a los contratistas el mínimo plazo posible para presentar oferta.

En organizaciones pequeñas lo normal es optimizar los recursos y que todo el mundo vaya a tope de trabajo, si no es así mal asunto.

Bueno, esto pasa en organizaciones pequeñas y grandes.

El caso es que, cuando todos vamos a tope de trabajo, ¿presentar licitaciones en dos semanas…?

Dos semanas pasan volando.

Y las personas se resienten.

Porque hay ofertas que necesitan tiempo, especialmente cuando intervienen terceros: proveedores, subcontratistas, etc.

En construcción e instalaciones dos semanas para hacer un presupuesto es muy poco tiempo.

Por eso nuestra tercera petición es: Añadir 7 días a los plazos mínimos para presentación de ofertas.

Más plazo para ejecutar los contratos

Pedimos más plazo para ejecutar los contratos.

Plazos realistas, plazos de mercado.

No plazos caprichosos que vengan a solventar la falta de diligencia en tramitar los expedientes o planificar el trabajo dentro de la administración.

En  muchos casos observo que los plazos de ejecución de los contratos se fijan en función de las necesidades sobrevenidas del órgano de contratación.

Que los plazos, no se establecen de una forma normal o realista. Que se establecen en base a necesidades administrativas, o para solventar problemas de planificación, diligencia, o por perfecto desconocimiento.

Estamos en los mismo que antes: No tiene sentido que quien ha tenido meses, quien ha conocido que tenía que hacer esa compra, se tome el tiempo que necesite para “montar” el expediente y luego nos dé a los contratistas un plazo mínimo para ejecutar el contrato. 

Está pasando mucho y  se piden cosas de hoy para pasado mañana. Literalmente.

Muchos órganos de contratación están pretendiendo que cosas que cuestan semanas estén hechas o entregadas antes de final de año.

Por eso nuestra quinta petición es: Plazos de ejecución realistas, de mercado.

Criterios de adjudicación

Muchos contratistas se quejan de la preponderancia de los criterios de adjudicación basados en el precio cuando existen varios criterios de adjudicación.

Y es que no solo preponderan, es que hay muchas licitaciones que únicamente tienen un criterio de adjudicación: el precio.

Por eso vamos a pedir que el precio no sea el único criterio de adjudicación, y que cuando existan varios criterios no sea el criterio preponderante.

Es cierto que el precio no debe faltar como criterio de adjudicación de un contrato. Se debe garantizar el uso eficiente de los recursos públicos.

Aunque, no es menos cierto que, según se establece en la Ley de Contratos del Sector Público, artículo 131, los contratos públicos se deben adjudicar utilizando varios criterios de adjudicación, basados en el principio de mejor relación calidad-precio.

Así que se deben aunar los criterios de uso eficiente de los recursos públicos y de comprar en base a la mejor calidad-precio.

Al fin y al cabo, es lo que hacemos la mayoría de las personas cuando vamos a comprar algo. 

Está claro que no es lo mismo comprar fregasuelos que comprar un televisor. 

El fregasuelos quizá lo compremos a precio, el televisor, no.

Ocurre que, lo más cómodo, lo más fácil para el funcionario, es basar los criterios de adjudicación en el precio. 

Nadie compra solo, única y exclusivamente en base al precio. Siempre se tienen en cuenta más variables además del precio.

Esta es nuestra sexta petición: Que el precio no sea preponderante en los criterios de adjudicación de los contratos. Que no se compre lo más barato, que se compre en base la mejor relación calidad-precio.

Ejecución del presupuesto

La he dejado para el final porque considero que es la más importante. 

Especialmente en 2021.

La petición es: que se trabaje para ejecutar el 100% del presupuesto. 

¿De qué se trata?

Los ayuntamientos, los gobiernos autonómicos, la administración general del estado, tienen presupuestos.

En estos presupuestos hay partidas para pagar a los funcionarios, para pagar los gastos corrientes, para pagar los suministros y compras que se necesiten, y también para hacer inversiones, compras, o tomar medidas que mejoren los servicios que presta la administración.

Desde luego que excede del propósito de este podcast, y de este programa en concreto, entender cómo funciona el presupuesto. Aunque algo hablo sobre esto en los episodios titulados Cobrar de la Administración 1 y 2.

La cuestión es que ese presupuesto en muchas ocasiones, en demasiadas, no se llega a ejecutar ni a un 70%.

Y eso significa que además de que la administración no hace ni lo que se ha propuesto hacer, lo que ha presupuestado. 

El dinero no fluye y las contrataciones no se producen.

Imagina cuál habrá sido el porcentaje de ejecución del presupuesto en este año 2020. Justo cuando hacía más falta.

Y ya sé que vienen millones y millones de Euros de la unión europea, que nos van a regar de euros a base de bien.

Miren. No los quiero. 

A las empresas normales, a los profesionales, nos basta, y nos sobra, con que se ejecute el presupuesto. 

Que se gaste lo que estaba previsto gastar. ¡Solo con eso, no necesitamos más!

Por eso la petición séptima y última es: Que el objetivo sea ejecutar el 100% del presupuesto.

Y ya está. 

Está es nuestra particular carta a los Reyes Magos.

Los contratistas que no cotizamos en bolsa no necesitamos nada más.

Que del resto de cosas, ya nos ocuparemos nosotros.

Curso gratis Primeros pasos para vender a la administración

Apúntate al curso gratuito por email y descubre el camino más corto para conseguir tus primeros contratos públicos en España.

"*" señala los campos obligatorios

Consentimiento*
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.
0
    0
    Carrito
    Tu carrito está vacío