95. Carta a los Reyes Magos.

Transcripción:

Lo que pedimos a las administraciones y los órganos de contratación

Independientemente de que te gusten más o menos estas fechas. 

En todos los casos, el cambio en el calendario, siempre nos da que pensar, nos lleva a tomar perspectiva. 

Y es en estos días cuando hay que echar la carta a los Reyes Magos.

Como contratistas, nos hemos portado bien… 

Veamos: 

  • Presentamos siempre nuestras ofertas cuando nos dijeron. ¡En plazo!
  • Si hizo falta subsanar algún documento, ¡lo hicimos en cuanto nos lo pidieron!
  • Nos afanamos por cumplir los plazos de ejecución de los contratos.
  • Hemos esperado pacientemente a cobrar nuestras facturas

Nos hemos portado muy bien, ¿no?

Por tanto podemos escribir a los Reyes. 

¿Qué pedimos a los Reyes?

1. Que los fondos Next Generation no entorpezcan el normal funcionamiento de la administración

Que los fondos Next Generation no se nos atraganten.

Los fondos del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, los conocidos como fondos “Next Generation” suman un total de 140.000 millones de euros que la Unión Europea ya ha empezado a transferir al gobierno de España.

Esta cantidad de dinero equivale a aproximadamente un 12% del PIB anual de España. 

El grueso de la gestión de estos fondos recaerá sobre la Administración General del Estado, el Gobierno de España,  y las distintas administraciones autonómicas, los gobiernos autonómicos.

Las administraciones públicas tienen ante sí un reto sin precedentes: recibir todo este dinero y ser capaces de gestionarlo, de gastarlo en las condiciones que establece la Unión Europea. Y todo esto hacerlo en poco tiempo. 

Me preocupa que para poder aprovechar estos fondos europeos, se dejen de gestionar partidas el presupuesto normal. Del previsto. 

En muchas administraciones gastar-invertir todo lo previsto en el presupuesto ordinario ya es un reto. Imagina si añades más dinero a gestionar, dinero que si no se gasta, se esfuma. 

Por eso, pido a todas las personas implicadas, funcionarios y políticos, que se esfuercen, que se apliquen desde ahora mismo a ejecutar el presupuesto ordinario, para poder dar salida a los fondos Next-Generation. 

Que la falta de previsión no les lleve a tener que elegir entre gastar los fondos Next-Generation o ejecutar el presupuesto ordinario. 

Solo así conseguiremos que todo lo bueno de estos 140.000 millones de Euros sume y no sustituya.

2. Menos contrato menor

El contrato menor: esa mala práctica de adjudicar contratos, sin publicidad, sin competencia, deprisa, corriendo, y mal …

Una figura, una práctica, que solo favorece al adjudicatario del contrato, que suelen repetirse más de lo habitual.

El contrato menor, bien usado, es para atender urgencias, compras que no se han podido prever. 

Y porque algo que no se ha podido prever, no es lo mismo que algo que no se ha previsto. 

Pedimos a los Reyes Magos que los órganos de contratación usen el contrato menor para atender urgencias, y no para contratar lo que ya se sabe que hay que contratar.

Solamente se puede entender el uso frecuente de los contratos menores en los municipios de menos de 5.000 habitantes. De ahí en adelante, todo, todo tendría que licitarse normalmente.

Así que, petición número dos: Usar el contrato menor solo para las contrataciones que sean urgentes, y no se puedan prever.

3. Hacer lotes en los contratos

Pedimos a los Reyes Magos que, siempre que sea posible, y especialmente en los contratos grandes, se cumpla lo que prevé la Ley de Contratos del Sector Público: la división en lotes de los contratos.

Al dividir los contratos en lotes se consigue que las empresas pequeñas accedan a más contratos, se dan más oportunidades, se favorece que “la tarta” se reparta entre más empresas. 

Que en cada caso se haga un buen estudio y se dividan los contratos en lotes, especialmente los contratos de mucho importe, es una medida directa de apoyo a los negocios pequeños.  

Petición tres: Que los contratos se dividan en lotes

4. Más plazo para presentar las ofertas

Hace poco leí un estudio de Gobierno, una empresa que provee de servicios de información a la administración, que demostraba, con datos, que los contratos públicos con más plazo de presentación reciben más ofertas. 

Por eso unos plazos de presentación de ofertas más holgados no solo nos ayudaría, y mucho, a los contratistas. Es que también conviene a las ​​administraciones. 

Esta es, de nuevo, una reivindicación antigua. 

La Ley de Contratos del Sector Público establece unos plazos mínimos para que los contratistas presentemos ofertas. Atención: plazos mínimos. 

La ley no establece unos plazos máximos. Por eso no pasa nada por añadir a esos plazos mínimos que fija la ley la friolera de 5, 6, o 7 días más para presentar oferta. 

El tiempo vuela, los lunes te parece que tienes la semana por delante, y cuando te das cuenta ya es jueves otra vez.

En las empresas las ofertas las hacen personas, en las empresas pequeñas cada persona es un hombre o mujer orquesta. Añadir la presión del plazo de presentación de ofertas no favorece la conciliación, ni la participación de los negocios pequeños en la contratación pública. 

Por otro lado, y especialmente en el caso de los contratos de obras, hay ofertas que necesitan tiempo, en las que participan muchas personas: proveedores, subcontratistas, etc. En esos casos tener unos días más es necesario para calcular una buena oferta.

Por eso nuestra petición es: Añadir al menos 5 días a los plazos mínimos para presentación de ofertas.

5. Más plazo para ejecutar los contratos

Es necesario que los plazos de ejecución sean realistas, holgados. Es necesario dar más plazo para ejecutar los contratos.

Vivimos unos tiempos en los que la logística y el transporte están tensionados, y lo van a seguir estando, en los que la dificultad en la  obtención y procesamiento de materias primas están incluso parando fábricas enteras.

Las dificultades para obtener materiales es una realidad que afecta a muchos sectores de la actividad económica.

También existen tensiones, dificultades, en cuanto a la mano de obra. Muchos negocios tienen problemas para incorporar nuevo personal en sus plantillas.

Por eso, los plazos de los contratos deben establecerse en base a la situación real del mercado, y no solo atendiendo a necesidades administrativas, o peor aún, para paliar la falta de planificación o diligencia.

Las administraciones pueden estar tranquilas, los contratistas también queremos ejecutar los contratos cuanto antes, y hacer o entregar los que nos encargan rápidamente. Cuanto antes ejecutemos, antes cobraremos.

Por eso la petición es: Plazos de ejecución más holgados, ajustados a las condiciones del mercado.

6. Criterios de adjudicación 

Se trata de una queja habitual: que los contratos se adjudiquen en base al precio, o que el precio sea siempre determinante.

La Ley de Contratos del Sector Público lo dice clara y repetidamente: La adjudicación de los contratos se realizará utilizando una pluralidad de criterios de adjudicación en base a la mejor relación calidad-precio.

Sabemos que para los no especialistas en una materia o actividad resulta difícil establecer criterios de adjudicación que atiendan a esa mejor relación calidad-precio.

No somos ajenos a la dificultad. Cualquiera de nosotros nos enfrentamos a un dilema así cada vez que compramos bienes de consumo complejos como un televisor, o un coche. 

Aunque en este caso es distinto, tú te puedes equivocar comprando algo, una administración debe cumplir la ley y gastar los dineros públicos de la forma más eficiente posible. Por eso debe empeñarse en conseguir establecer criterios que aseguren la mejor relación calidad-precio.

El acervo popular y el refranero nos dejan muchas muestras:

  • Compra como un rico, gasta como un pobre.
  • Lo barato sale caro.

Por eso pedimos a los órganos de contratación que cuando existan varios criterios de adjudicación el precio no sea el criterio preponderante, y que por supuesto,  el precio nunca sea el único criterio de adjudicación. 

Insisto en que sabemos y comprendemos que en muchos casos resulta difícil, y que el “siempre se ha hecho así” tiene un efecto arrastre tremendo. 

Aunque lo único que lleva a cumplir con el principio de eficiencia en la asignación y utilización de los recursos públicos es contratar en base a la mejor calidad-precio.

Al fin y al cabo, es lo que cualquiera hacemos cuando vamos a comprar algo. 

Por eso nuestra petición es que el precio no sea preponderante en los criterios de adjudicación de los contratos. Que se contrate en base a la mejor relación calidad-precio, como manda la ley.

7. Ejecución del presupuesto 

Esta última petición tiene mucho que ver con la primera. Y de todas las peticiones es sin duda la más importante.

Pedimos que desde el 3 de enero de 2022 en las administraciones se trabaje para ejecutar el 100% del presupuesto. 

Todas las administraciones públicas tienen un presupuesto: ayuntamientos, gobiernos autonómicos, administración general del estado.

Gran parte del presupuesto se va en salarios para atender las nóminas de los funcionarios, y hay otra parte que está destinada a pagar los suministros y compras que se necesiten para que todo funcione normalmente. 

También hay una parte destinada a hacer inversiones, compras, o tomar medidas que mejoren los servicios que presta la administración.

La cuestión es que, en quizá demasiadas ocasiones, los presupuestos no se llegan a ejecutar ni a un 70%. Es decir, que la administración no llega a hacer o a invertir lo que tenía previsto. Para lo que tenía dinero reservado. 

Eso se traduce en que hay menos contratos públicos, el dinero no se mueve, y la administración no llega a cumplir sus objetivos. 

Por eso, y pese a que los fondos Next Generation están muy bien, a los negocios normales nos basta, y de hecho nos sobra, con que se ejecute el presupuesto ordinario. 

Que cada administración gaste o invierta lo que tenía previsto gastar. No necesitamos más. Aunque a partir de ahí, todo lo que venga, bienvenido será.

Por eso nuestra última petición a los Reyes Magos es que las administraciones se pongan manos a la obra desde el tres de enero para llegar a ejecutar el 100% del presupuesto.

Esto es algo que solo se consigue si se empieza ya, ahora mismo. De hecho, en muchas administraciones ya van con retraso, ya que la ejecución del presupuesto de 2022 se tiene que empezar a “cocinar” en  octubre de 2021.

Está es nuestra particular carta a los Reyes Magos.

Prioridades para mejorar la Contratación Pública

Ya sabemos, los Reyes Magos no pueden hacer milagros.

Y que  tienen muchas peticiones que atender, y que por eso hay que ordenarlas: de lo que más queremos a lo que puede quedarse ahí para el año que viene.

Así que, además de ser realistas con las peticiones, las vamos a ordenar.

En primer lugar: Que desde el 3 de enero de 2022 en las administraciones se trabaje para ejecutar el 100% del presupuesto. 

Lograr un buen porcentaje de ejecución presupuestaria solo se logra si se empieza en enero. En junio ya es tarde, y en septiembre casi imposible.

En segundo lugar:  Que los fondos Next Generation no se nos atraganten.

Los fondos Next-Generatión, los fondos del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, son una grandísima oportunidad para España, pueden permitir avanzar lustros en años.

Hay que gestionar mucho dinero en poco tiempo. Los funcionarios tienen ante sí un reto sin precedentes. De ellos depende.

Que la falta de previsión no les lleve a tener que elegir entre gastar los fondos Next-Generation, o ejecutar el presupuesto ordinario. 

Que la falta de previsión no suponga perder fondos por no ser capaces de gestionarlos.

No se debe tomar la parte por el todo, me consta que hay muchas personas en la administración que llevan tiempo trabajando con ahínco para que todo salga bien.

Pedimos al resto que colaboren con estas personas, que faciliten su labor, o al menos que no la entorpezcan.

En tercer lugar: Que los contratos se dividan en lotes.

Los lotes permiten que un mayor número de empresas y trabajadores participen de la contratación pública.

Los lotes hacen los contratos públicos accesibles a las pequeñas empresas y los profesionales.

Por otro lado, la ​Ley de Contratos del Sector Público, los hace obligatorios. Así que se trata de cumplir la ley, Nada más. 

En cuarto lugar: Menos contrato menor. 

Queridos Reyes Magos, que el contrato menor se use solo para atender urgencias, y no para contratar lo que ya se sabe que hay que contratar.

Luz y taquígrafos, publicidad y transparencia. 

Competencia, igualdad de oportunidades para todos.

Y por supuesto, uso eficiente de los recursos públicos.

En quinto lugar: Que el precio no sea preponderante en los criterios de adjudicación de los contratos. 

Que el precio no sea el criterio de más peso. Que el precio nunca sea el único criterio de adjudicación. 

La ley lo dice, y todos nos comportamos así: no comprar lo más barato, comprar en base a la mejor relación calidad-precio. 

En sexto lugar: Añadir, al menos, 5 días a los plazos mínimos para presentación de ofertas.

La Ley de Contratos del Sector Público establece unos plazos mínimos, no establece unos plazos máximos. No pasa nada por añadir unos días más para presentar la oferta.

Unos pocos días más de plazo para presentar la oferta nos ayuda a los contratistas y permite a la administración recibir más ofertas.

Que siempre vamos mal de plazos. 

Por eso les pedimos que desde el lunes 3 de enero se apliquen a preparar los expedientes, que no se amontonen, que lo que se pueda diligenciar ya, se haga.

Y que cuando vayan a fijar el plazo para presentar las ofertas, no pongan lo mínimo que establece la ley. 

A nosotros nos ayudará a organizarnos y no hurtar tiempo a nuestras familias, ni perder la salud atendiendo plazos que a veces resultan imposibles. 

En séptimo lugar: Plazos de ejecución realistas, de mercado.

Entendemos, queridos Reyes Magos, que una vez que se ha puesto todo en marcha no estamos para retrasar nada.

Y lo cierto es que todos queremos entregar y acabar los trabajos cuanto antes. Los retrasos no benefician a nadie y cuestan dinero a todos.

Aunque sabemos que en este año que dejamos y el año que empezamos la logística y el transporte están saturados, sabemos que obtener materias primas también está siendo complicado. 

Basta con fijarse y entender que hoy por hoy aprovisionarse y gestionar transportes está siendo muy difícil. Unos días más para ejecutar los contratos es necesario.

Lo más importante

Queridos Reyes Magos. Sabemos que estáis muy ocupados.

Por eso, si solo podéis satisfacer una de nuestras peticiones…

Centraros en satisfacer las dos primeras: 

  • Que el objetivo de cualquier administración pública sea ejecutar el 100% de su presupuesto.
  • Que los fondos Next-Generation no se nos atraganten.

2022 es de nuevo un año crucial. Puede ser un año normal, bueno, o excelente. De ustedes depende.

Nosotros, el sector privado, estamos a todas. Estamos preparados.

Queridos Reyes Magos, respetados funcionarios, políticos: pónganse las pilas.

Nos irá mejor a todos, a ustedes, y a nosotros.

Y si nos va bien a nosotros, les irá mejor a ustedes.

Curso gratis Primeros pasos para vender a la administración

Apúntate al curso gratuito por email y descubre el camino más corto para conseguir tus primeros contratos públicos en España.

"*" señala los campos obligatorios

Consentimiento*
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.
0
    0
    Carrito
    Tu carrito está vacío